miércoles, 4 de mayo de 2011

La Hora Lombardi

Vince Lombardi, uno de los mejores entrenadores de los Estados Unidos, fue un profesional muy exigente y comprometido con la excelencia. Tanto, que quien no llegaba puntual al entrenamiento, simplemente no entrenaba ese día. Por ello, entre los deportistas a su cargo se denominó “Hora Lombardi” al hecho de llegar unos 15 minutos antes de la hora acordada.


La confianza es contagiosa, la falta de ella también.

Tú no ganas a veces, tú no haces las cosas bien a veces, tú lo debes de hacer bien siempre, todo el tiempo.
Podemos lograr muchas más cosas siempre y cuando no creamos que lograrlas es imposible.



Es fácil tener confianza en ti mismo y disciplina cuando eres un triunfador, cuando eres el número uno. Lo que necesitas es tener confianza y disciplina cuando todavía no eres 
un ganador.


La perfección es imposible de alcanzar, pero sólo los que buscan la perfección son quienes logran alcanzar la excelencia.


Cada pequeño detalle que conocemos de nosotros mismos exige un esfuerzo correspondiente por mejorar.


Una vez que aprendes a rendirte, eso se convierte en un hábito


Si no importa quien gana o pierde en el juego, ¿entonces por qué llevan la cuenta en el marcador?


Ganar no es todo; es lo único.



La medida de lo que somos es lo que hacemos con lo que tenemos.
No importa si te derriban, lo que importa es si te levantas.
El que se esfuerza solo un poco, recibirá sólo un poco.



Los ganadores nunca abandonan y los perdedores nunca ganan.


Los líderes no nacen, se hacen. Están hechos por el esfuerzo duro, que es el precio que todos nosotros debemos pagar para alcanzar cualquier meta que valga la pena


Cuanto más trabajas, más difícil es rendirse.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por leerme. ¿Algún comentario?